¿Para qué sirven los guantes desechables?

Los guantes desechables constituyen una excelente barrera de protección e higiene. Esto es debido a que previenen el contagio de virus y bacterias. Eso sí, los guantes son de un solo uso, no nos protegerán, por ejemplo, frente a pinchazos con objetos punzantes, cortes, o productos afilados. Descubre los usos que le puedes dar a este magnífico protector de manos en las siguientes líneas.

Laura Hernandez
Laura Hernandez | Comunicación
01/06/2022 | Actualizado: 05/08/2022 01/06/2022
0 | 0 0 valoraciones
80
¿Para qué sirven los guantes desechables?
Compartir:

Existen diferentes opciones en cuanto a la protección de las manos. Unos son más suaves que otros, impermeables, especializados en tareas más cortas u otros específicos para entornos de contacto con químicos. Por ello, es importante que conozcas cuántos tipos de guantes hay, y para qué sirve cada uno de ellos.

Tipos de guantes desechables

En función de sus materiales y método de fabricación, contamos básicamente, con 3 tipos de guantes desechables: de látex, de vinilo y de nitrilo.

Los guantes desechables de látex presentan una buena resistencia al desgarro. Es por ello que son perfectos en la industria de la limpieza y manipulación de productos congelados. Se caracterizan, principalmente, por su elasticidad y efecto de segunda piel debido a su comodidad. Ahora bien, no debes confundirlos con los guantes recubiertos de látex, los cuales son reutilizables y aptos para tareas mecánicas, agrícolas y químicas.

Para los trabajos pasajeros con una corta exposición a fluidos, se recomiendan los guantes de vinilo, por su alto grado de permeabilidad. Son la opción ideal en los entornos de alimentación, tareas de limpieza general o para el cuidado de pacientes en casa. Están fabricados a partir de resinas sintéticas y se encuentran libres de polvo, evitando las reacciones alérgicas.

Otra opción para alérgicos al látex y apta para tareas de mayor duración, es el guante de nitrilo al estar fabricado con caucho sintético. Estos ofrecen, además, mayor resistencia que los de vinilo, resultando en un producto seguro y fiable en entornos sanitarios y de alimentación.

Al igual que los de látex, son confortables durante largas tareas, adaptándose fielmente a los gestos de las manos. Su material resistente hará frente eficazmente a punzones, por lo que es muy interesante en entornos de contaminación química y de seguridad ante virus y bacterias. De hecho, son recomendados para la manipulación de sustancias citotóxicas, es decir, fármacos anticancerígenos que dañan las células o tejidos.

Guantes con o sin polvo, ¿Cuál es la mejor opción?

Además del material con el que han sido fabricados, encontrarás guantes con polvo o con la ausencia de éste en su interior. El polvillo que encontramos en algunos guantes actúa como lubricante, facilitando la introducción rápida de las manos en ellos.

Por otra parte, favorece que al sacar los guantes, se den la vuelta sin mayor problema. Esto será muy útil, especialmente, para que, una vez utilizados y queramos retirarlos, la cara externa contaminada no mantenga contacto con la mano ya desenguantada.

 Si bien son menos habituales en los entornos sanitarios, sin duda son una excelente opción, en el caso de que no provoquen reacción alguna en tu dermis y desees guantes de látex con polvo. El granulado que contienen, realmente, se trata de almidón de maíz, dando una gran sensación de suavidad durante las tareas en las que los lleves puestos.

Uso de los guantes desechables

Ahora bien, con todo lo visto anteriormente, de nada servirá el uso de éstos, con una mala colocación o selección de los mismos. Ten en cuenta que, se presentan en diferentes tallas, que suelen ser: S, M o L, yendo desde la pequeña hasta la más grande. Escoge siempre el tallaje de acuerdo al tamaño de tus manos. No por ser más pequeños y ajustados, conseguirás una mayor protección o por ser más grande cubrirán más.

Piensa que, si quedan demasiado holgados, se resbalarán y si están muy apretados, no los llevarás nada cómodos, además del riesgo de romperse. En Marube dispones de guantes desechables en diferentes tallas con las mismas propiedades en cada una de ellas.

Por otra parte, es imprescindible conocer la forma correcta de colocarlos. Antes de tocarlos, tendremos que lavarnos las manos y secarlas, para que no se encuentren húmedas en un entorno cerrado. Colocaremos un guante y después el otro, quedando todos los dedos perfectamente ajustados.

Para retirarlos, tira del reborde del guante hacia abajo. Nos deberemos asegurar de que la zona expuesta, la parte exterior, quede dentro del guante.

Ahora que conoces los diferentes tipos de guantes que existen, puedes seleccionar con seguridad aquel que se adapta más a las tareas que debes realizar con ellos. En el catálogo de protección de Marube encontrarás un amplio repertorio de guantes confeccionados con distintos materiales, tallas, formas, y por su puesto, con o sin polvo. Elige todo lo que necesites y no dudes en consultarnos cualquier duda que te haya surgido.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad