El papel Albal, que es como casi todo el mundo conoce al papel de aluminio, son dos de los imprescindibles en la cocina. Ambos sirven para conservar alimentos y, muchas veces, los utilizamos de forma indistinta o bajo nuestro criterio. Ambos vienen con un formato muy semejante, por no decir igual, en rollo y con una anchura, grosor y metros que dependerá del fabricante.



¿Cuándo utilizo papel aluminio?

El papel de aluminio es apto para cualquier alimento y debe utilizarse siempre que queramos envolver alimentos que produzcan olores fuertes, como pasa con el pescado. Es mucho más resistente al calor que el papel film y por ello se puede utilizar en barbacoas y en el horno para cocinar al vapor. Al ser un envoltorio oscuro nos deja también la posibilidad de utilizarlo para exponer alimentos a la luz solar, por tanto es recomendable para llevar alimentos al campo a la playa en verano. Sin embargo, este papel de aluminio no es recomendable para congelar alimentos, para ello es mejor utilizar bolsas específicas y si no tenemos mas remedio habría que envolver primero con film plástico y después con papel albal por encima.

Hay que evitar el papel de aluminio para los alimentos ácidos, como el tomate, ya que pueden contaminar la propia comida y tampoco utilizarlo nunca en el microondas. En resumen, podemos utilizar papel film para que la comida no pierda su humedad en la nevera y además tenerlos totalmente visible. El papel aluminio se utiliza mucho mejor para cocinar en horno y barbacoas por su mayor resistencia al calor. Ninguno de los dos se usarán nunca para el microondas.