La características principales de los empapadores son su efecto protector y absorvente. Decimos lo de protector porque tienen la capacidad de absorber y distribuir los líquidos que se vierten sobre él para mantener la superficie seca.



Empapadores y sus usos

Si algo bueno tienen los empapadores es que son desechables y tienen diferentes usos que nos harán la vida más fácil.

  • Empapadores para perros: nos ayudan a adiestrar a los perros enseñándoles a hacer sus necesidades sobre ellos dentro de casa. Así, evitamos manchas en nuestra casa y malos olores. Podemos utilizarlos también para perros que tienen que viajar y ponérselo en el transportín.
  • Empapadores protectores para cama de bebé: son ideales para poner en sus cunas ya que si hay alguna fuga el bebé se mantiene seco y el colchón y las sabanas también, evitando así olores, y posibles rojeces por humedad en su piel por orina o vómitos. Son muy prácticos también a la hora de cambiarles sus Chelino pañales. Al ser empapadores desechables podemos utilizar tantos como sean necesarios y tenerlos siempre limpios.
  • Empapadores para adultos: estos empapadores desechables nos ayudan a que las personas con movilidad reducida, en silla de ruedas, o que están postradas en una cama, mantengan su higiene ante posibles fugas. Basta con colocar uno de ellos en la cama o en la silla y así evitar tanto dañar la misma como que la persona que está en esta circunstancia se sienta limpia y seca. Para mayor ayuda en la incontinencia de personas mayores disponemos pañales de adultos.
  • Propiedades de los empapadores desechables

    Vamos a ver algunas de las características por las que usar nuestros empapadores protectores y absorbentes siempre es una buena opción. Protección: debido a su capa impermeable hacen que la zona se mantenga seca y limpia. Además, su tejido suave lo hace confortable y delicado al tacto. Comodidad: garantizan que el bebe, el adulto, o el perro se sientan cómodos y limpios así como facilitan la tarea a la persona que está cuidando de ellos. Se utilizan tanto durante el día o la noche como a la hora de cambiarlos o proceder a su aseo personal diario. Limpieza: proporcionan higiene tanto a las personas como a los animales. Además, dejan que las zonas donde los utilicemos se mantengan secas y sin desarrollar malos olores.