¿Para qué sirve el cloro para piscinas?

Disfruta de los beneficios de mantener la piscina desinfectada y saludable con el uso del cloro. Si aún no sabes qué formato comprar y cómo utilizarlo, en este artículo te lo enseñamos todo.

Laura Hernandez
Laura Hernandez | Comunicación
24/02/2022 | Actualizado: 05/07/2022 24/02/2022
0 | 0 0 valoraciones
240
¿Para qué sirve el cloro para piscinas?
Compartir:

Disfrutar de un baño en la piscina correctamente limpia es algo que podemos experimentar gracias al cloro. De hecho,  se utiliza para esterilizar todo tipo de superficies e incluso blanquear tejidos.

En función del tamaño y función de la piscina dispensaremos el cloro de forma distinta. En tabletas, pastillas, polvo, dispensadores, gas o bombas dosificadoras. Al añadir cloro en el agua, actúa erradicando hongos, bacterias, virus y parásitos.

¿Qué cloro se usa para las piscinas? 

La forma más común de limpiar el agua de la piscina es con cloro en pastillas sólidas o en tabletas. Esto es debido a que este elemento resulta ser más estable en estado sólido. Sin embargo, el cloro ideal en tu piscina será aquel se adapte a tus necesidades. Estos son los tipos de cloro para piscinas:

El dicloro, también conocido como cloro rápido, es perfecto para un tratamiento de choque. Por ejemplo, si el agua lleva mucho tiempo sin ser limpiada o ha sufrido de lluvias que la han ensuciado bastante. Te recomendamos el uso de este tipo de cloro, para una desinfección inmediata y de acción rápida.

Sin embargo, para el correcto mantenimiento de la piscina es aconsejable el uso del tricloro. Este compuesto genera una respuesta más lenta que el dicloro, pero actúa como un cloro residual libre. Es decir, una vez desinfectada el agua, el tricloro eliminará cualquier microorganismo que entre en ella.

Otro tipo de cloro bastante conocido y empleado es el hipoclorito cálcico. Su acción se encarga de oxidar los agentes orgánicos que pudieran generar enfermedades. Una de sus ventajas es que contiene mayor cantidad de cloro con un 65% o un 70%. Lo encontrarás en pastillas o en polvo con un color blanquecino, como reacción del hidróxido de calcio al combinarse con el cloro gaseoso.

Finalmente, el hipoclorito sódico, se presenta en formato líquido con un tono amarillento. Este compuesto, también conocido como lejía, es más corrosivo que el cálcico. Por ello, para su manipulación deberás extremar precauciones. Ahora bien, ante la luz solar directa, la vida útil del hipoclorito sódico se reduce a días o incluso horas.

Niveles de cloro y pH en piscinas

Con todo lo dicho, ¿Cómo se emplea el cloro para desinfectar la piscina sin ser perjudicial? Dependiendo de la composición de éste, deberemos comprobar las medidas del cloro correctamente.

Para facilitar esta tarea, existen medidores que nos indicarán de forma clara y sencilla los valores del cloro. Además de este compuesto nos informará del nivel de pH. El medidor más utilizado consta de dos reactivos: el OTO para medir el cloro y el Phenol para el pH.

Al medir el pH, estaremos analizando, en realidad, la acidez del agua. El valor ideal del pH oscila entre 7 y 7.2.  Si nuestro medidor nos indica un pH inferior a 7, estamos ante una piscina de agua ácida. Cuando se estabiliza en el nivel 7, es neutra. En el caso de que supere estos valores, hablaremos de agua básica o alcalina.

Es importante que no supere los parámetros, ni se vean disminuidos, ya que, de éstos, depende nuestro bienestar y la utilidad del cloro. Es decir, si el pH está por encima de 7,5, el cloro que apliquemos no desinfectará el agua correctamente. En cambio, si se encuentra por debajo, se vuelve ácida, provocando problemas de salud y en los materiales de la piscina.

En cuanto al cloro, la OMS recomienda que se mantenga entre 0.5 y 0.2 miligramos por litro de agua. Si se encuentra por debajo, añadiremos un poco más. Si los supera, utilizaremos un neutralizador de cloro. En ningún caso debes mantener unos niveles altos, ya que provoca, irritaciones y daños respiratorios, desarrollando incluso asma.

¿Cuál es la mejor marca de cloro para piscinas?

En Marube contamos con marcas como Baeza, fabricantes especializados en la manipulación segura del cloro. Ya sea en grano, en pastillas o tabletas, es imprescindible que leas detenidamente las instrucciones de uso.

El mejor cloro para piscinas será aquel que se adapte a la funcionalidad de tu piscina, ¿es familiar o comunitaria? Así mismo, deberás atender el entorno en el que se encuentra. Por ejemplo, si está expuesta a la intemperie recibirá factores externos, como tormentas, que harán preciso el uso de cloro de acción rápida (dicloro).

Así mismo, no solo debes contar con cloro para la desinfección de la piscina. Como hemos comprobado en el anterior apartado, nuestro medidor nos indicará los niveles, además, del Ph. Necesitaremos, por tanto, de un aumentador o reductor de pH si éste se muestra alterado.

Si no utilizas cloro para desinfectar tu piscina, una excelente alternativa es el bromo, ideal para piscinas cubiertas o spas, gracias a su tolerancia al aumento de temperatura y variaciones de pH.

Para evitar que se turbe el agua o que aparezca espuma, deberás utilizar floculantes o clarificantes. En cambio, si aun utilizando el cloro correctamente, observas la aparición de algas, opta por un producto algicida.

¿Cómo hacer cloro para piscinas?

Ahora ya has seleccionado el tipo de cloro y formato para tu piscina, vamos a manipularlo, ¿Cómo debemos hacerlo? Te recomendamos que, en primer lugar, midas los valores de Ph. Una vez controlado, nos podremos manos a la obra con el cloro.

El cloro granulado en polvo deberá ser diluido en un cubo de agua y distribuido de manera uniforme por la superficie de la piscina. Este tipo de formato: el dicloro, es recomendado para tratamientos de choque, por su rapidez y gran efectividad.

Sin embargo, por esta misma razón, una vez introducido en el agua será difícil controlarlo. Es por ello que no es aconsejable usarlo para su mantenimiento. Para que la piscina se encuentre limpia con el paso del tiempo, deberás optar por las mejores pastillas de cloro. En Marube dispones de pastillas para desinfectar la piscina formulas con tricloro de disolución lenta en agua.

Es precisamente su lenta disolución, lo que convierte las pastillas en la opción más rentable. Además de su mayor durabilidad, están más concentradas. Introduciremos una pastilla de cloro cada 10 días, teniendo en cuenta que se necesitan 200g por cada 25.000 litros.

Por último, si utilizas los llamados cloro multifunción, toma como referencia el modo de administración de las pastillas. Reciben este nombre, debido a que, además de la desinfección, pueden incluir las acciones de: algicida y floculante.

Cada tipo de solución cuenta con unas instrucciones cuidadosamente detalladas, ya que, como hemos visto, este compuesto es muy corrosivo. Léelas detenidamente y no dudes en consultar cualquier pregunta que te haya quedado al equipo de expertos de Marube. 

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad